domingo, 23 de enero de 2011

El peligro de Tirna´cel

 Dungeons 1ª Ed. Partida II

Tras unas horas de descanso en el pueblo y tras curar malaomente sus heridas (gracias a los poderes clericales de Almuric...que si no...) a eso de las 2 de la mañana Lrun comienza a escuchar extraños golpes en las ventanas mientras sus compañeros duermen, ajenos a cualquier sonido. Cuando va a mirar se encuentra con que unos pájaros se están estrellando en su vuelo contra las paredes exteriores y ventanas, cayendo muertos en mitad de la calle. Según sale de la posada, ve como muchos de los habitantes de la pequeña aldea salen a las ventanas y a la propia calle (incluído Dardo, el nuevo capitán de la guardia y jefe de exploradores) a ver que pasa. Sus compañeros, (Main y Frida) se despiertan poco despues y los tres, siguiendo el rastro de pájaros muertos van a dar a un pequeño cementerio que hay junto a la vieja iglesia en
Una sombra acecha al pequeño pueblo
ruínas que hay en la zona más exterior de la aldea. Allí un extraño muerto viviente (que resiste los intentos de expulsión del clérigo) se enfrenta a ellos. Tras darle muerte por el viejo e infalible método del "tocine"  observan como al norte, más incluso que donde se escondía la cueva de los Kobolds, una luz rojiza y anaranjada salía de una de las cumbres más altas. Tras preguntar a Dardo por ésta, les cuenta que es la montaña de Tirna´cel, donde los antiguos cuentos para niños y leyendas locales hablan que estaba la tumba de un poderoso señor de la guerra de la antiguedad. Sin pensarlo dos veces, nuestros valientes aventureros se dirigen hacia la posada a equiparse, cuando se encuentran que Thomas, el aprendiz de herrero que intentaba ayer por la noche quitar los grilletes de las muñecas de Julius, está muerto con el cráneo roto. Tras una breve investigación, encuentran el arma homicida, que no es otra que los grilletes. Buscando rastros, unos pequeños pasos (pertenecientes al jovencísimo Julius) se dirigen al norte, quizás al Tirna´cel. En ese momento, tras hablar con Dardo y Almuric, se encaminan hacia el extraño y embrujado monte, mientras que la guardia se encarga de proteger la aldea de cualquier mal que pueda venir y comenzar la construcción de una empalizada.  Almuric hace incapié que no deben bajar de ninguna manera del primer nivel de la peligrosa mazmorra que sirve de postrero hogar a Tirna´gael (el señor de la guerra de Tirna´cel).
Extraños poderes amenazan desde Tirna´cel
Tras un dia de viaje, Encuentran la entrada y allí avanzan poco a poco enfrentando peligrosas trampas mortales, grupos de kobolds y algún que otro zombie, así como una araña gigante peluda que habitaba en las viejas cocinas. 
Al final, en una enorme sala con una gigantesca trampilla en el suelo, en la que casi encuentran la muerte en varias ocasiones, vuelven a encararse con el Kobold hechicero que habían encontrado en la otra mazmorra, aunque esta vez no tiene donde huir y se enfrenta a ellos. 
Tras dar mucha guerra (y dejar fuera de combate a alguno que otro) el kobold muere.
Cuando investigan la zona, en una pequeña habitación elevada en la esquina sudeste de la sala, encuentran a un semiorco encadenado en una mesa, que por lo que parece estaba listo para ser sacrificado. Tras dar su palabra de no atacarlos, es liberado. Su nombre es Throngar, y es un guerrero semiorco de la tribu del Tigre Rojo. El Semiorco promete que les debe la vida y les ayudará en lo que pueda. 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada